El otro día me rechazaron.

Me causa mucha gracia que a esta altura ya pueda enfrentarme cosas que, me causen gracia cuando debería producirme todo lo contrario, o me dejen paralizado cuando no tendría que quedar así.

Es así que conocer personas, no me es un problema sino un hobby de hecho, por que le encuentro una cierta facilidad a poder hablar con alguien y establecer un dialogo a pesar de que no conozca a esa persona, es así que hoy cuando me volvía de mi casa, hablaba con un hombre de 50 años en el colectivo sobre música, sin antes hablar de mujeres, y terminamos hablando de la droga.

Pero hablar con mujeres es exactamente lo mismo, cuando hablas con una mujer o con un hombre, no quita que sean seres humanos y estén compuestos por la misma composición de caca que vos, yo, o cualquier otra persona. No existe una diferencia y tanto un presidente de cualquier país, no hace diferencias con alguna persona de nosotros por que ellos son personas, y nosotros somos personas. El Papa es el Papa, pero es una persona como vos y como yo que come, caga, se tira pedos o le guste leer las historietas de Mafalda.

Muchas veces pasa que cuando estamos ante un reto, nos olvidamos de lo más básico e inclusive se vuelve mas complicado cuando es la tarea de cada día. Es extraño que compliquemos algo que es demasiado sencillo, pero pasa y mas cuando estas nervioso. Y si es una mujer te vuelves un idiota como yo cuando veo una mujer que me descose la cabeza.

Cuando vas a abordar/encarar mujeres, el problema no pasa por que quizás puedan dispararte y las balas salgan a través de sus pezones, el problema es que uno piensa, no actúa espontáneamente. No sabía si hacer esta reflexiones luego de contarles todo lo sucedido de hoy.

Otra cosa que es graciosa es que yo me haya puesto en “táctico” y no en hacer lujo de lo que mejor se hacer: “Ser espontáneo”. Si hay algo que me ha dado frutos como plantar un árbol de kiwi en el jardín de mi casa, es mirar a una persona y decir lo primero que se me viene en la cabeza, por más de que sea una estupidez, por como la diga puede generar un efecto distinto al contenido. A veces pienso que no importa el contenido que des, sino la forma en que se transmite. Sin embargo yo soy indirecto a la hora de hablar, y esta vez quize ser directo.

Es así que el día de hoy continua cuando estoy arriba del colectivo dirigiendo me para la facultad cuando de repente, sube una muchacha que a pesar de que no era una belleza erótica de cara, tenía unas enormes tetas que apenas las vi, ya me imaginaba poniendo se la por el culo mientras que agarraba esas tetas y las amasaba como si quisiera preparar unos ñoquis, ravioles, o una grande de muzarella. No me acuerdo que me haya pasado una cosa así de imaginarme ya una escena pornográfica viendo a una mujer apenas la veo.

Entonces, estando yo sentado y dejando mi cabeza volar, veo que cada vez se acerca mas la mujer hasta tenerla muy cerca de mí, en la que es ese momento en que me pongo a pensar que decirle, faltando a mi habilidad de decir lo primero que se me viene a la cabeza (independientemente de que lo primero que diga, es una pelotudez), hasta que veo que después de haberle clavado mi mirada picara. Una mirada que creo que traducida en palabras, sería: “En cualquier momento me pongo a hacer pizzas con esas sandías, y te va a gustar, si que si”.

Creo que decodifico mi mirada, por lo que entonces cuando apenas veo que bosteza, hago un comentario acompañado de todo ese momento en que me dedique a pensar y pensar en que decir, cosa que JAMAS se debería hacer por que el cerebro empieza a soltar miedos, nervios y dudas que hacen que automáticamente te auto sabotees. Si sabes esto, entiendes por que los paracaidistas no piensan antes de tirarse del avión. Si te pones a pensar en cada cosa va a ser peor, y podríamos dar ejemplos pero creo que habría resumir esto en dos frases: “Jugarte al todo o nada” y “No pienses, simplemente actúa”.

Entonces, cuando veo que bosteza, hago mi comentario de: “¿Tenes sueño?”.

No me acuerdo haber hecho un comentario, y a los 2 segundos internamente me haga esta pregunta: “¿Me parece a mi o soy un pelotudo?”. La pendeja me responde con un “no” y por su forma de reaccionar me dio a entender que tendría que dedicarme a jugar al tejo antes de pensar como encarar a una mina que te gusta en el bondi.

No se si fue un “no”, o un “NO”, yo creo que me han cortado el rostro como si hubieran agarrado esos serruchos para cortar madera que tienen en las carpinterías, y cortaran batata para después ver si se puede rallar con el rallador de queso.

Después de que trate de forzar la conversación y no tenía éxito por que ya la muchacha me daba todos los indicios de “por mas que tenga unos melones espectaculares, soy una traga libros, por lo tanto no soy una persona copada”, como también reflexione que lo peor que hice fue pensar, lo que trajo consigo nervios, dudas y un cambio de actitud fatal...

Cuando me baje del colectivo, le dije: “Que tengas mucha suerte, y gracias por rebotarme”, a lo que me dijo: “Bueno”, y yo, tentado a mas no poder, se me dibujo una sonrisa en la cara por lo que me empecé a reír cuando me iba caminando para la facultad.

Me emiruchearon… y me gustó. Si esto me hubiera pasado hace 2 o 3 años atras, me hubiera puesto serio y hubiera pensado una y otra vez cual fue mi error. Disfrute que me hayan rebotado.

Voy a ver si me rebotan mas seguido. Creo que encontre un placer perverso mas lindo que el sexo.

DSC03076

2 comentarios:

Yuri dijo...

Fail

Anónimo dijo...

Esta es mi primera visita i tiempo aquí. He encontrado cosas interesantes para muchos en su blog sobre todo el debate. De las toneladas de comentarios sobre sus artículos, creo que no soy el único que tiene toda la diversión aquí! mantener el buen trabajo.