Mi querida amiga, yo quiero ser bueno con vos, pero…

A veces olvido que acá existen más emiruchitas que toros cabríos que se nutren de sabiduría cavernícola, y creo que hoy, en el día peronista que ilumina su sol radiante, me parece que sería una buena idea empezar a ayudar a las chicas que leen mi blog.

Quiero hacer algo por una buena causa: ayudarlas en los problemas que tienen con los hombres. Darles consejos sería como pasarme al bando enemigo pero que no te engañes: fomento la honestidad y que las cosas sea como realmente son, y no sacadas de un cuento de Disney.

Entonces, sin ir más lejos, vamos a describir un poco como son los hombres para que luego sepas que es lo que tenes que hacer así llegas a tu establo y veas el ganado que conseguiste.

Hay que saber que existe una diferencia entre lo que es un HOMBRE y un TIPO, porque muchas veces me pasa que escucho relatos y pienso que las mujeres no se encontraron con un hombre, sino con un tipo que tiene una vagina, una concha. Así es, parece que se cruzaron con un Arjona que habla en lugar de actuar. Histéricos, poca confianza, maricones, no tolerar una mirada a los ojos por que se inhiben, todas esas cosas…

Así es como me suena el timbre y me llegan amigas quejándose de que no existen hombres hoy en día. Existen, el problema es que vos sos muy pelotuda por no saber verlos. No es que digo que el verdadero hombre es aquel que te aprecia y te quiere mientras escucha tus problemas ridículos que a nadie le interesan, y que a eso le sumamos una actitud de complacencia por parte del tipo. Eso no es ser un HOMBRE tal cual definición sacada de un diccionario titulado “Actitud”, sino que todo lo anterior mencionado es ser un amiguito que esconde el rabo entre las piernas.

Podrá avanzar el tiempo, pero los tipos que te escuchan y que vos tildas de “amiguitos”, en el fondo se clavan una paja pensando en vos. Si no están haciendo eso, harían algo más niños de 12 años como pensar románticamente en una relación en lugar de hacer gala de manifestaciones masculinas tal cual dote viril les ofrece el género.

Como mujer que sos, no me importa que estés de acuerdo en todo lo anterior mencionado por que mi papel ahora no es ser tu amigo y darte la razón. De hecho, a mis amigas tampoco les doy la razón y no tengo problema en abrir la cabeza con un ladrillo. Mejor aclaro que esto lo digo metafóricamente porque siempre hay un boludo que no entiende las metáforas.

Te estoy queriendo decir que los hombres, esos que son realmente hombres de pie a cabeza, están escalando montañas o rompiendo barreras mentales. Son un desafío constante que han logrado proezas y generando escuelas con su actitud. ¿Te jode si no te prestan atención? Eso es porque tienen la certeza de que sus sueños valen mucho más que vos que estas cumpliendo el rol de ser una mujer posiblemente pasajera.

¿Ofendida? No me importa. Realmente deberías estar preguntándote que es lo que ofreces vos que tenga mucho más peso que el interés de un hombre por cumplir sus metas. Al carajo si pensas que sos tierna, adorable, amorosa y simpática. Eso lo tienen todas las mujeres y esta cotizado como en pesos esas características.

Tampoco importa el romance que generes si tu actitud es reaccionar y esperar que venga el hombre. Seremos crueles a tu parecer, forros o sencillamente descarados, pero una cara de sorpresa por parte de una mujer vale mucho más que todas esas palabras carentes de valor para nosotros, que nos gusta más experimentar el miedo cuando estamos haciendo algo que rompe esquemas y supera limites.

Volvete a preguntar: ¿Qué ofreces vos? No tiene valor frases lindas leídas en un muro de Facebook si lo que vale en la sociedad son las “acciones”. Tirar una indirecta tal cual manoteo de ahogado en internet no es nada. Tenes el poder de captar la mirada de un hombre con tu sonrisa y tus ojos, y estas mirando para otro lado, inhibida por un caniche toy que muchas veces se disfraza de lobo.

Hay chicos que vuelven a escuchar tus problemas y vos no lo sabes valorar. Tengo mis consejos para ellos, pero a vos te voy a decir algo distinto: ese te aprecia y vos estas buscando un tipo desafiante. Alguien que te da el amiguito y, a su vez, estas buscando un hombre que no te deje de agarrar la cintura, mirarte a los ojos, comerte la boca y se tome el atrevimiento de tocarte la cola para cumplir todos tus deseos. Sabes que es así. Si sos virgen con 16 años es cómo explicarle porno a un niño de 3 si me estás viendo con cara de asco y digas: “Ay, yo no soy una puta. Yo no quiero esas cosas. NO NO NO”.

Volvemos a lo mismo: “No me importa”. Esto que pensas ahora, quedara en el olvido cuando te cruces a un hombre que te haga sentir como una mujer y lo que alguien alguna vez dijo, fueron palabras convertidas en granos de arena y llevadas por el viento.

Sabes esto gracias a tu experiencia que, entre más busques, mas te hace crecer.

Una vez escuche a una mujer que decía que los hombres son unos cerdos, pajeros y cualquier palabra que busque desvalorarnos. Déjame decirte algo: SOMOS ESO, Y UN POCO MÁS.

Quiero ser honesto con vos, querida. Soy uno de esos tantos hombres que no tendría problema en hacerte una descripción sucia y atractiva de lo mucho que me gustaría divisarte a lo lejos de una pista de baile, mirarte a los ojos y clavarte mi mirada mientras que me dirijo hacia vos con mi sonrisa.

Tenerte adelante mío y cruzar palabras que pierden valor cuando las miradas ya estuvieron hablando mucho tiempo antes. Que una tensión se origine en el aire y comerte la boca mientras que sentimos como la temperatura sube dando espacio a un hombre y una mujer mostrándose como realmente son.

Lo que vos y yo somos es algo que no puede esconder por que explota. Se escapa y yo no lo puedo contener por mucho tiempo cuando te veo tan divina y hermosa que lo único que encuentro es mis ganas de agarrarte y comer esa boquita preciosa que tenes.

La sorpresa reluce cuando te hago presente que en la imaginación sabes que es real, pero que algunos tipos no se animan a vivir estas cosas con intensidad y animarse a encender. Es triste… ¿no es cierto? Pero yo a veces me pregunto si vos realmente estas generando esto o sos simplemente un pedazo de carne con patas completamente inútil que sigue buscando un amor de princesas y reyes teniendo… ¿18 años ponele?

Siglo XXI la fantasía se cumplen con acciones, y vos querida no estás tolerando a los mujeriegos que cumplen sus ganas de dibujarles sonrisas a todas las mujeres con las que están. ¿Te molesta? Adáptate, por que vos todavía no llegaste al nivel de consciencia de poder disfrutar la libertad de estar con quien quieras y que no existan prejuicios que te inhiben. Vos todavía no sabes gozar del poder que se tiene cuando decides con quienes queres estar por sentir la libertad de decidir.

Te dicen “puta” porque muchos encuentran que esa es la mejor forma de tirarte abajo por que estas logrando lo que muchos no se atreven hacer: ser libres haciendo lo que se les plazca. Por cada momento en que hacías lo que tu cuerpo te pide, tu cabeza te quiere meter una falsa idea de que estás haciendo algo de trolita que suena morbosamente dulce pero en muchos otros casos te inhibe para que te comportes como una dama.

¿Sabes que es lo irónico? Toda una fantasía romántica de vos pidiendo a un príncipe azul, leal y fiel a tus 20 años de edad, se van a la mismisima mierda cuando uno termina siendo infiel por tan solo un momento en que se dejaron llevar.

¿Qué onda? ¿Pretendes encontrar un hombre para una relación seria y así a los 23 años tener hijos? Déjate de joder nena. No tenes experiencias realmente enriquecedoras para saber qué es lo que queres ahora. Hay toda una vida allá fuera para que te llenes de deseos y nuevos objetivos, y vos te quedas estancada en lo mismo por no atreverte a dar pasos hacia adelante.

Podrías realmente saber qué es lo que queres gozando de experiencias, haciendo cosas, divirtiéndote y llevando tu vida hacia los limites para conocer realmente quien sos y todo de lo que sos capaz, pero preferís quedarte en el molde dando un pobre deseo de: “Yo quiero un hombre que me quiera por quien soy, que sea tierno, atento, caballero, simpatico, blablablabla” como si tu deseo no fuera el mismo de muchas mujeres.

Siempre aparece un tipo con esas características pero no se toma el atrevimiento de decirlo y mostrarlo como un HOMBRE, por eso pierde y vos lo descartas en tu zona de amigos. Otras veces aparece el que realmente es un hombre, pero vos sos lo suficientemente pelotuda para seguir boludeando en vez de prestarle atención porque parece que su actitud ilumina tanto que lo mejor sería que mires para otro lado. Grave error. Después te quejas y pretendes que valoren y entiendan tus problemas.

Déjate de joder y anda a vivir la vida que te estás perdiendo de vivir. Los HOMBRES quieren mujeres con confianzas y que no den problemas para arreglar un encuentro como si fuera lo mismo tramitar el DNI. Histeriquear es lo mismo que ser violento con las personas por no saber controlar tus emociones mostrando lo débil que sos como ser humano. ¿Histeriqueas? Perdiste el control. No sabes que queres. Sos una inútil que ya está haciendo perder el tiempo a un hombre y sus antenas están apuntando para otro lado buscando una mujer que tenga todo lo que vos tenes, no histeriquee, y mucho mas.

En serio, si no sos vos, será otra mujer la que robe sonrisas a ese pibe que te gusta. Jodete. Bancatela. La vida es así. No vine a compadecerte. Estoy para hacerte sentir mal por todo el tiempo que perdiste haciéndole caso a las boludas de tus amigas que lo único que estuvieron haciendo fue darte una palmada al hombro y decirte: “Todo va a estar bien, amiga” y a la larga no reconocer que la experiencia dolorosa te ayudo mucho más que el globo de aire que te dieron para que sigas respirando un poquito más y que la experiencia, no sea tan dolorosa.

Así, te roban la enseñanza. Darte la razón a vos y decirte que el otro es el equivocado y que no sabe valorarte, es volver a lo mismo. Vos no fuiste una mujer con ovarios de oro para actuar en su momento debido. Reconócelo. Deja tu orgullo de lado porque la verdad es que te está haciendo más pelotuda que de costumbre, y reconoce que había una palabra en tu boca que no fue soltada por creer que no era el momento adecuado. ¡Lo era! Ese momento que vos dejaste pasar esperando que el otro actué, iba a ser tu lugar para que tomes las riendas del asunto.

Reconoce que estás viendo a un hombre que te gusta y que con decir que es lindo, no es suficiente. Falta que camines. Que vayas hacia él y hables. Mirar a los ojos a veces no es suficiente y requiere que hagas un poquito más. Ese otro faltante del cual vos no te animas.

Los hombres también quieren mujeres de verdad, que den menos vuelta de las que suelen dar. Que sean más decididas en lugar de hacer perder el tiempo a otro, y sobre todas las cosas, histeriquiear menos. Linda… no vas atraer a un hombre por histeriquearlo. Hace la prueba si queres, pero vale más que seas honesta si queres que te deseen, en lugar de hacerle perder el tiempo cuando ellos reconocen que están perdiendo el tiempo con vos.

Somos unos pajeros. Nos encanta las mujeres que provocan por cómo están vestidas. Acéptalo. Adáptate. A vos también te calienta la pochola ver hombres que cumplen la idea del varón que vos queres en tu vida sexual.

Una vez más, pidiendo por un mundo de gente con la fuerza de poder hacer lo que sienten, rompiendo sus inhibiciones y cagandose en la opinión de los demás.

4 comentarios:

Oruga dijo...

¡Cuánta razón! Tan sabio y frontal como siempre, excelente!

Sofía Cuccú Ferrante dijo...

Yo por eso uso calzas ajustadas!
(no entendía nada)
Muy buena la entrada, lo describiste de la forma más carnívora y sencilla que puede existir.

Ma ca re na dijo...

Amén a todo eso, sabias palabras Emi.
Siempre me gustó cómo piennnsas.

David del Bass dijo...

jajajaja muy bueno el artículo, cuanto deseamos encontrar una mujer con confianza, sabiendo que ellas se calientan igual o más que nosotros.

Quizás algún día acepten esto y todo sea mucho más fácil, una abrazote!