No comas mierda

Volviéndome a mi casa en la línea 55, tuve un flash. Una inspiración. Una idea que entro en mi cabeza y me ilumino los ojos.

Hace tiempo (y mucho), a las personas se les da mierda. Ya sea musical, televisiva, o venga envuelta en un paquete con sello de garantía. Que las corporaciones vendan al mundo, te pone en un rol de consumidor. Un agente del mercado en ir y comprar. Uno es libre de decidir que quiere para su vida y que no.

Ahh no, espera… ¿Qué tan libre es?.

Sentate y pregúntate: ¿Qué tan libre soy?.

En serio, cuando vas a bailar y estas rodeado de tus amigos, ¿Qué tan libre sos para decir una cosa y cumplirla tal cual la tenes mentalizada en tu cabeza?.

Cuando decís algo, ¿qué tan puesto estas al piso para no tenes que tragarte lo que dijiste?

El ser humano es hipócrita. Es demasiado. De tal punto como decirte que las personas se equivocan o que cada mañana se cepillan los dientes, encienden el televisor y después van a trabajar.

Quiero que vos, ahora, pienses en todas esas personas que alguna vez te dijeron que no hay nada para ver en la televisión, y la siguen viendo. No se queda ahí hasta que, al menos acá en Argentina, alguien desprecie los programas de chimento, y acto seguido, se los quede viendo.

Y mira que yo veo por Facebook a gente desvalorizando a un grupo de cumbia como los Wachi-turros, y que en el boliche, bailan su canción.

Despreciando a productos que te da el mercado y que los comes mientras refunfuñas, en las que te quejas de algo sin ser consciente de que tu próximo acto va a corresponder contradiciendo lo que pensas o decís.

Imaginate el empresario exitoso, cualquiera, ya sea un productor musical, el dueño de un supermercado, alguien de alto cargo que sus ingresos provienen de darle algo al público. Hasta un cargo como un barman que venden Fernet a la gente y con tal de abaratar costos, sirve Fernet Vittone y no Branca.

Ubícate en los zapatos de ellos, y trata de crear una imagen en tu cabeza, de cómo te sentirías vos si escuchas a la gente quejarse de tu producto y que, sin embargo, lo siguen consumiendo.

En serio, ¿Qué carajo te va a importar la opinión de los demás si al rato, ellos mismos le están sacando valor a sus palabras gracias a las acciones que cometen?.

El planteo es gracioso, porque la sociedad esta titeretada desde hace rato, y persuadirla ya es un arte que está escrito y que muchos no le están dando importancia que se merece.

No creo que este a la moda darle valor a ciertas cosas, pero vos podrías aprender a como manipular personas con tal solo buscar en Google, leer sobre PNL, y llevarlo a la práctica para que esa misma desarrolle tu habilidad. No es para sorprenderse, o tal vez si, de que manipular cabeza es algo que viene estudiándose de muchas formas distintas.

Pero no seas ingenuo. La información para aprender ya está dada, y vos no te podes estar quejando sobre lo que hay a tu alrededor si no estás haciendo nada para remediarlo.

Ya sea que te quejes como una vagina histérica de que no hay nada en la televisión y seguís consumiendo Tinelli (esto más de las señoras mayores que todavía no saben que existe internet), sea que le eches la culpa a tu alrededor de tu situación pero que no levantes el culo para remediarlo, y para el peor de los casos, que te quieran hacer comer mierda y vos lo aceptes.

Vos lo aceptas. Te lo digo en serio. Desde el momento en que fuiste una vez y volves a ir.

Tenes que ser muy estúpido (digo, muy humano), para ir a un boliche, concluir que no te gusta, y volver a ir algunas otras veces más. Si no te gusta, no vayas más. Capital Federal y Buenos Aires tienen más de 300 boliches/bar, y si salís los viernes y sábados, te tomaría más de 1 año en recorrerlos todos.

Si hay algo que realmente no te gusta, no lo consumas más. Basta. Dale un freno ahora y se un poco menos hipócrita.

Yo escucho y veo a la gente que no para de quejarse. Del mundo. El gobierno. La gente a su alrededor. Ahora vos, que estas sentado y leyendo, ¿Qué hiciste vos para cambiar tu realidad?.

Nada, no hiciste nada. No mariconies. A mí no me vengas con lloriqueos y a los gritos de lo que le hacen las personas si ustedes no toman la iniciativa de cambiar sus hábitos y que eso defina el resultado de sus vidas.

Si a vos te cae mal una persona, no le hables, no la mires. Es un mueble en tu vida. Si esa persona te molesta, frénala en seco. Ahí en el acto.

¿Saliste de tu casa y tenes frio?. Jodete por pelotuda. Si sabes que estas en pleno invierno, ya estas advertido que va hacer frio y que tenes la posibilidad de abrigarte.

¿No te toman en serio?. Deja de estar con esas personas e instruirte para hacer más atractivo/a frente a las demás personas.

¿Sos mujer y los hombres te dan muchos problemas?. Tal vez sos vos que te haces problemas por cosas que no lo tienen. Tal vez vos le des un valor a las cosas que realmente no la tienen. Pero lo más probable es que seas una estúpida que se conforma con la satisfacción de llorar y no reflexionar de cómo va a dirigir su vida a partir de ahora.

Yo no les quiero decir las cosas de “buena onda”, porque eso sería censurarme a mí mismo y anestesiar mis palabras puede que no las sientan ni tampoco comprendan el valor que les estoy dando.

Estas comiendo mierda, y no sos consciente que sos el único que puede darle un freno. No me interesa la edad que tengas porque esa no es una excusa válida para mí. Si no sos capaz de poner las cosas en su lugar, no lo va hacer nadie. Vas a estar como un ratoncito corriendo en la rueda y no yendo hacia ningún lugar.

Hacelo a tu manera. Si te equivocas y ves que no te lleva a ningún lado, buscas otra manera. Pero hace algo por cambiar tu vida, y deja de comer mierda, porque no hace bien.

1 comentario:

Sophie ≈ dijo...

Épico, ahora hay que ver como ciertas personitas en el mundo se hacen escuchar...
habrá que ver como más de uno se mira al espejo y se da la cabeza contra el porque todo lo que hizo en su vida fue mentirse.